Historias de amor y desamor brut

 

 

 

Letter to Keiser Wilhelm II (1917):
Why then in evoking your memory do I vibrate like a bell announcing the nuptials of angels? Slowly dying of an ineffable love inspired in my by your splendid gaze met by chance at the Potsdam encounter in 1913. You were sparkling from head to toe, deified by the sublime beaming of your dear face.
Oh! My God, I am overjoyed.
The impulse of this enchantment brings me devoutly to my knees behind the door, through which you have disappeared.
O pain. O despair! I shall not succeed in grasping the delicate flowers with penetrating sense that you involuntarily deposited in each recess of my heart immured in suffering. Would that I could temper my soul again in fire, in the star-studded heavenly eyes of an inaccessible man whom I love so madly. Only a miracle of divine love could raze the walls that eternally separate me from his love.
Aloïse Corbaz

 

 

El amor, desata locuras, y  también se encuentra presente de diferentes formas en los pensamientos de los alienados y de los no alienados, esta forma intangible parece configurar parte de la existencia del ser humano. Es por eso que reflexionaremos sobre unos ejemplos encontrados que basan parte de su producción en el amor, ilusiones, sexualidad reprimida y otra no tanto.

 

k1263001381-1

Vestido de novia de Marguerite Sirvins

La ilusión de contraer matrimonio, es un tema que es frecuente de ver en este tipo de arte, un ejemplo, es el de Marguerite Sirvins (1890-1955)  quien producía dentro de un hospital psiquiátrico de Saint Alban, además de acuarelas y bordados, un vestido de novia para una boda que nunca existió.

Katharina Detzel with a male stuffed dummy of her own making, c 1918

Katharina Detzel y muñeco

 Katharina Detzel, mujer que fue internada en 1907 en un hospital psiquiátrico por quitar vías del tren como protesta. Durante su vida realizó una obra de teatro, protestó por otras causas, entre ellas la prostitución, realizó miniaturas con migas de pan y un muñeco de tamaño real hecho de su propio colchón, que golpeaba cuando estaba enojada y con el que bailaba cuando estaba feliz. Un  particular muñeco que ella misma se encargó de destruir. Su compañero, fue un objeto elaborado por ella misma donde parece ser una proyección de su necesidad, nos recuerda a la acción de dar vida a través de la antropomorfización del objeto.

 

Exterior de  Junkerhaus                                     Interior  de  Junkerhaus

Un hombre solitario llamado Karl Junker (1850-1912), se dispuso a tallar su casa esperando a que llegara la mujer perfecta. La casa llamada “Junkerhaus” localizada en Lemgo, Alemania está tallada por dentro y por fuera, tiene pinturas realizadas por el autor, este proyecto fue terminado en 1891. Algunas fuentes afirman que Junker padecía de esquizofrenia, esta situación y una posible decepción amorosa, fueron los catalizadores para realizar su gran obra.

aloise-las-catedrales-de-parc3ads-museos-y-pinturas-juan-carlos-boveri

Obra de Aloïse Corbaz

Por otro lado el evento que llevó a  Aloïse Corbaz  a ser diagnosticada con esquizofrenia, fue su obsesión por  el káiser Wilhelm I. Su obra tiene contenido relativo al amor y erotismo, es una de las clásicas del art brut, siendo parte de la colección de Jean Dubuffet.

 

Éstas historias en torno al amor y desamor, son comunes en los terrenos del art brut, y también en los de la “normalidad”, se puede pensar que al final estos dos estados salieron del mismo nosocomio.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s