Nahui Olin: renovación continua del universo.

“Soy un ser incomprendido que se ahoga por el volcán de pasiones, de ideas, de sensaciones, de pensamientos, de creaciones que no pueden contenerse en mi seno y por eso estoy destinada a morir de amor”.

Nahui Olin

 

nahuiautorretrato
Carmen Mondragón (1893-1978)  fue considerada una de las mujeres más hermosas de México durante los años 20. Su primer matrimonio fue fallido, y más tarde tuvo un romance con el pintor y aficionado de la vulcanología, Gerardo Murillo Cornado, conocido como Dr. Atl (atl agua en náhuatl). Juntos vivieron un amor intenso,  Dr. Atl la nombró “Nahui Olin” (renovación continua del universo). Tina Modotti y Edward Weston, también admiraron su energía que lograron captar mediante sus fotografías. Fundó la Liga Feminista de Lucha contra las Toxicomanías, con el discurso de que las adicciones eran una razón por la cual México no avanzaba.

Después de la ruptura con Dr. Alt, se enamoró del capitán  Eugenio Agacino con quien vivió un profundo amor, sin embargo, él murió en alta mar intoxicado, hecho que la dejó  devastada. A partir de este incidente,  decidió exiliarse de la vida pública y  terminó viviendo con gatos que recogía de la calle, que disecaba a su muerte. Después de este episodio escribió su diatriba contra la teoría de la relatividad de Einstein  Energía Cósmica. Trabajaba dando clases de pintura y de una beca que le proporcionaba el Instituto Nacional de Bellas Artes. Era considerada un personaje excéntrico y vestía con harapos. Pensamientos la invadían sobre su amor y la llevaron a pintar sobre una sábana el retrato de Eugenio y de la cual dormía abrazada. Cuando presintió la muerte, pidió que se le llevara a la recámara donde nació, lugar donde murió.

aloise-corbaz-napoleon-iii-a-cherbourg
Tanto la estética de sus pinturas, como la temática recuerda al trabajo de Aloïse Corbaz. Ella que estuvo enamorada de Guillermo II, a quien le escribía constantes cartas y representaba en sus creaciones. La continua representación de su amor,  así como la de ella misma, cuentan con un gran parecido con el de Nahui Olin. El brillo de los colores, el trazo ingenuo, los ojos almendrados son características observables en la obra, y por su puesto, la representación del ser amado platonizada por ambas.
Las historias anteriores  hacen preguntarse ¿cuántas mujeres han caído en la locura por amor? ¿cuántas mujeres mueren por amor?, ¿cuántas se  alejan del mundo y le dan valores humanos  a los objetos, reviven y realizan ilusiones a través de la creación?.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s